Lunes 10 de Diciembre de 2018
|
|
nacionales
|
Bienvenida a la temporada más dulce y más cremosa
Feb 18, 2015 | Fuente y/o Autor: Diariolibre.com.do
Bienvenida a la temporada más dulce y más cremosa
SANTO DOMINGO. Para los dominicanos, la Cuaresma es especial. Los cristianos la viven con emoción y recogimiento y todos juntos, disfrutamos del plato más esperado: las habichuelas con dulce, uno de los platos más emblemáticos y queridos de la gastronomía dominicana.

Una mezcla singular

Para el neófito en estos temas, la especial combinación de una habichuela con dulce le produce estupor: en teoría, es químicamente improbable mezclar habichuela con leche sin que explote. Pero además, se le agrega batata, azúcar, clavo, canela, nuez moscada, pasas, galletitas… ¡una bomba!

Garantizamos que luego que la pruebe, caliente o fría, queda enganchado para toda la vida, pero eso pasará cuando se le vaya el susto…

Importante destacarle que esta combinación explosiva es súper nutritiva: comenzando por su ingrediente principal, la habichuela, que es fuente primaria de proteínas de alta calidad, baja en grasa, rica en fibras y vitaminas del complejo B, entre muchos otros elementos importantes. La leche, por su parte, es fuente de calcio y vitaminas, nutrientes indispensables para el fortalecimiento del sistema óseo a cualquier edad.

Lo otro que hay que explicarle es que fuera de nuestro país es un plato virtualmente desconocido, y si no te lo prepara un dominicano, nunca va a saber igual. El elemento temporal también es importante. Salvo por un antojo de embarazada, es difícil ver habichuelas con dulce en Navidad, o en agosto, por ejemplo. Es como si el tiempo y el sabor estuvieran emocionalmente conectados en nuestro subconsciente cultural.

Si quiere que su aprendiz quede comatoso, agréguele a lo anterior que “cada cocinero tiene su receta”; que no le importa compartir con medio barrio infinitas tacitas de habichuelas con dulce, pero jamás su ingrediente secreto, y que no importa que sobre mucha cantidad: se guarda en la misma paila en la nevera y luego, vasito a vasito se va agotando…hasta el próximo viernes de cuaresma.

Por último, y esto es una explicación opcional, también puede abundar acerca de sus bien conocidas características “rompe grupo”: evidentemente la batata, ese vívere tan humilde, pero tan rico en antioxidantes, provoca abundantes gases a nivel intestinal y, bueno, tienen que salir. Digamos que hay personas que agradecen la soltería después de una buena panzada de habichuelas con dulce.

Lo más bonito es el compartir

El proceso de preparar unas habichuelas con dulce es relativamente sencillo, aunque laborioso, por lo que agradece compañía: es que la gracia de ablandar, batir, colar, pelar, ajustar y esperar impaciente a que espese para comenzar a probar, tiene que compartirse.

Es el momento ideal para intercambiar confesiones, recrear posibles finales de la novela favorita y por qué no, pasar la receta a la hija que ya anunció noviecito, y necesita conocer un par de trucos para enamorarlo.

Y mientras todo eso ocurre, el barrio, sus hermanos, los primos y los cuñados esperan la llamada que confirma que las famosas habichuelas están listas, dando continuidad a otra tradición dominicana maravillosa: compartir los alimentos siempre sabe mejor.

Degustar una taza de habichuelas con dulce, compartirla en un gesto de amistad, constituye uno de los mayores placeres del paladar…y de la Cuaresma.

Habichuelas con dulce (Rinde 8 porciones)

Ingredientes

- 4 tazas de habichuelas rojas hervidas y blanditas

- 1/2 taza de pasas sin semilla

- 2 astillas de canela

- 6 tazas de agua (en la que hirvieron las habichuelas)

- 1 taza de azúcar

- 2 tazas de leche de coco

- 3 tazas de leche evaporada

- 1/2 libra de batatas peladas y cortadas en cubitos medianos

- 12 clavos dulces

- Media cucharadita de sal

- Para servir: galletitas redonditas de leche o casabe tostado.

Preparación

1. Deja las habichuelas en remojo desde la noche anterior. Enjuaga y bota el agua del remojo.

2. Pon a hervir las habichuelas hasta que estén bien blanditas. Deja enfriar a temperatura ambiente.

3. De acuerdo con la capacidad de tu licuadora, ve batiendo agua y habichuelas en cantidades similares. Cuela la mezcla con un colador fino, asegurándote de que no pasen a la mezcla rastros sólidos de las habichuelas. Reserva.

4. Pon las habichuelas, la leche de coco y la mitad de la leche evaporada en una olla a cocer a fuego lento. Cuando rompa a hervir, agrega el resto de la leche evaporada, la sal, el azúcar, las pasas, la canela, los clavos y los cubitos de batata.

5. Baja el fuego a temperatura media y deja hervir hasta que espese. Con una cuchara de madera, remueve cada cierto tiempo para evitar que se pegue al fondo de la olla. Ajusta el sabor a tu gusto.

6. Una vez lista, deja enfriar lentamente a temperatura ambiente, antes de entrar a la nevera (nunca entres alimentos calientes a la nevera). Sirve frío acompañada de galletitas o de casabe tostado.

7. Si te gustan las habichuelas calientes (como a mí), ¡sírvete directamente de la paila y disfruta!
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.