Sábado 22 de Septiembre de 2018
|
|
nacionales
|
El arte urbano es borrado en RD.
El arte urbano es borrado en RD.
SANTO DOMINGO. El arte urbano en las calles del gran Santo Domingo y gran parte de República Dominicana tuvo una “explosión” en 2014, cuando diversas iniciativas se unieron con el objetivo de embellecer la ciudad. Como si de un batallón se tratase, salieron sin más armas que spray, pincel y pintura. Y lo lograron. Los transeúntes se detenían a admirar la historia de las pinturas que se ‘inmortalizaron’ en las principales avenidas de la ciudad, bajo los puentes y elevados, en barrios y en algunas zonas residenciales.

Muchas de esas pinturas permanecen, pero otras se encuentran en estado de deterioro, y otras tantas que han sido borradas.

El pasado 28 de mayo, Diario Libre publicó que la obra de arte público del maestro venezolano Carlos Cruz Diez, nombrada “Cilindros Cromointerferentes” instalada en los silos de los Molinos Dominicanos y destruida en 2003, aún espera por la aprobación de los organismos pertinentes para que sea restaurada, ya que cuenta con el “visto favorable” de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados. El arte de desaparecer las obras públicas de los artistas no es algo nuevo. Las obras que se muestran en esta página tienen algo en común: todas ellas han sido borradas.

Falta de apoyo
A Evaristo Angurria, reconocido muralista y diseñador gráfico, le borraron a “Doña Patria” en 2015, ubicado en una puerta corrediza de la calle El Conde. Él afirmó que en el país hay una tasa muy baja de vandalismo. “La gente no suele dañar las pinturas que están en la calle. El peligro real está en la falta de conocimiento dentro de las instituciones”, sostiene.

Sobre su obra, Angurria refiere que no le dolió tanto como las creaciones de grandes artistas que han dejado desaparecer. Por las ideologías, al dominicano de ascendencia argentina Atahualpa Arroyo le desaparecieron una pintura con sólo 10 horas de terminada. Arroyo, con el permiso de las autoridades decidió pintar en 2015 “El perro cojuelo”, como un homenaje al carnaval de Nagua. Un pastor objetó la pieza diciendo que estaban promoviendo “cosas diabólicas”.

Gabriel Doñé, conocido como Shak, junto al proyecto dominico-haitiano Azüei, realizó una serie de piezas en las paredes de Dajabón en octubre de 2017, pero casi todas fueron borradas en diciembre bajo la justificación de que “un haitiano lo pintó”.

El muralista Eddaviel vio borrarse su popular pieza “Afro” en 2015, porque tumbaron la pared para colocar vallas publicitarias.

En ese tenor, el artista visual Freddy Javier, presidente del Colegio Dominicano de Artistas Visuales (CODAV) en reiteradas ocasiones ha denunciado el poco valor al legado de los artistas. “El Estado ha sido muy indiferente con las obras que se han hecho”, se lamentó. En el Ministerio de Cultura se “creó” una Oficina de Arte Público que no ha realizado ninguna función de protección ni ha destinado recursos para el fomento del arte urbano.
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.