Lunes 25 de Junio de 2018
|
|
farandula
|
El merengue no va a morir.
Dec 03, 2016 | Fuente y/o Autor: Diariolibre
El merengue no va a morir.
BOGOTÁ. Este miércoles, el merengue fue declarado como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco. La noticia, aunque me alegró no me sorprendió. Era algo que, suponía que pasaría tarde o temprano. Y creo que pasó justo a tiempo.

Justo a tiempo porque el merengue es un ritmo y un baile que nos identifica como nación, sin embargo percibía el temor de muchas personas de que, con el paso del tiempo, desapareciera. Y digo esto porque los periodistas cada vez que tenían oportunidad de entrevistarme me hacían la misma pregunta, ¿cómo visualiza el futuro del merengue? A lo que siempre respondía, casi que como un poema, “el merengue no va a morir, porque no sabe hacerlo”.

Pero, esa frase es muy corta para explicar todo lo que significa. Por eso quiero remitirme a dos discursos que di justo el año pasado. Uno fue en el marco de la celebración del Día Nacional del Merengue, que se celebra desde el 2005, el 26 de noviembre de cada año. Y el otro fue con motivo de la presentación del libro Merengueros, del periodista Fausto Polanco.

En ambos, destacaba el significado del merengue para nuestra nación y la necesidad de políticas públicas para defender tanto el género musical como a sus exponentes, en aras de preservarlo, promoverlo y difundirlo tanto a nivel nacional como internacional. Y hoy, tras esta declaración de la Unesco, quiero reafirmar lo que dije en aquellos discursos, lo cual explica más profundamente por qué el merengue no va a morir:

El merengue es la patria dominicana convertida en ritmo. En todas las luchas y batallas de la historia de nuestra nación, el merengue ha jugado un papel relevante.

En las luchas por la consolidación de la patria durante los primeros años de la independencia, ahí estaba el merengue.

En las luchas por la Restauración de la República, después de la funesta anexión a España, ahí estaba el merengue.

En la lucha contra la primera intervención militar norteamericana, ahí estaban los merengueros y el merengue jugando un papel patriótico; y fue ahí cuando fuimos capaces de poner a los interventores a bailar nuestro ritmo y no el de ellos.

Durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, el merengue aunque formaba parte de la ideología del tirano, fue uno de los puntos luminosos que mantuvo la nacionalidad dominicana a flote y que, a pesar de todo el terror trujillista, mantuvo a los dominicanos con esperanza y con sueños, a través de ese ritmo que sabe convertir nuestras tristezas en alegrías.

Cuando el país empezó a caminar la ruta de la democracia, el merengue fue una vía para consolidar la dominicanidad.

Y cuando nuestros conciudadanos salieron hacia el exilio económico en Nueva York y otras ciudades norteamericanas, el merengue se convirtió en uno de los soportes de la nacionalidad de toda esa gran cantidad de compatriotas que residían en una tierra extraña, con un idioma diferente y con cultura totalmente distinta.

El papel patriótico del merengue alcanzó el clímax de su consolidación al servir de medio de expresión, de unión y de esperanza de las comunidades dominicanas que se han asentado en el mundo buscando mejores horizontes.

En cualquier lugar del planeta donde hay un dominicano, ahí está el merengue sonando, haciendo bailar a nuestros compatriotas, llenando sus labios de alegría y permitiendo que la dominicanidad se mantenga sin importar la fuerza cultural del país donde estén alojados.

En definitiva, el merengue, históricamente hablando, es la patria dominicana vestida de sabor, al ritmo de güira, tambora y acordeón.

El merengue es la patria. Es la nacionalidad. Es parte esencial de lo que somos y de lo que aspiramos ser como pueblo y como nación.

Entonces, el merengue no es simple y sencillamente un ritmo más, sino que lo hemos convertido en un mecanismo para crear empleos, producir riquezas, difundir historias, multiplicar la alegría y la esperanza, levantar el ánimo, defender el orgullo dominicano y patriótico, y unir a todas las comunidades de dominicanos en el mundo.

De ahí que, los merengueros somos para el sentir dominicano como son los líderes políticos para la nación dominicana: Ellos, los líderes políticos, crean partidos para ir a elecciones, ganar el poder y así impulsar las transformaciones y el desarrollo de la sociedad dominicana. Nosotros, los merengueros, creamos orquestas y temas musicales, hacemos conciertos, fiestas y presentaciones permanentes para garantizar la alegría de los dominicanos; para que la nacionalidad dominicana siempre sea sinónimo de alegría y baile; y para que millones de seres humanos, no dominicanos, puedan disfrutar de nuestra música, nuestro baile y nuestras costumbres.

El merengue no va a morir porque no sabe hacerlo
Los líderes del merengue

Los líderes políticos dirigen el país para lograr el desarrollo material. Los líderes merengueros dirigimos el corazón y el sentimiento de la gente, para que siempre esté latente la esperanza, y que nunca la tristeza y el pesimismo se apoderen de sus sueños.

Cada merenguero, cada orquesta y cada merengue, ha jugado un papel muy importante en cada momento histórico que ha vivido nuestra nación.

Por este motivo, en los últimos años he estado llevando una campaña permanente y agresiva para que desde la cumbre del poder se le dé al merengue y a los merengueros, la importancia que tenemos en el desarrollo emocional y material del pueblo dominicano.

Todo el mundo es consciente, y muy especialmente los que han sido presidentes de la nación desde los 80, que el merengue es una de las industrias que más empleos ha generado y que más ha aportado al Producto Interno Bruto Cultural en las últimas tres décadas.

Todo el mundo es consciente de que el merengue está de manera directa vinculado al turismo, que es una de las principales fuentes de ingreso de la nación dominicana.

Sin embargo, ninguno de los gobiernos que ha manejado el estado dominicano desde los 80, ha tomado una medida de gran trascendencia para colocar el merengue y a los merengueros como parte importante de las políticas públicas.

Es una pena tener que reiterar que, fue el dictador Rafael Leónidas Trujillo quien llevó el merengue al salón de baile de la aristocracia dominicana. Lo impuso como música nacional y aportó decenas de millones de pesos para mantener varias orquestas del Estado. Y sin embargo, sigue siendo sorprendente y vergonzoso decir que, ninguno de los gobernantes democráticos que hemos tenido desde los 80, hasta hoy, ha hecho nada significativo en favor del merengue y de los merengueros.

Por citar algunos ejemplos: No existe un museo del merengue. Y mucho menos, una sola institución cultural del Estado dedicada, con exclusividad, -y recursos- a investigar, consolidar y desarrollar al merengue como ritmo, y a los merengueros como actores principales del mismo. Tampoco hay un programa de prestaciones y jubilaciones para merengueros. No hay seguros médicos ni incentivos estatales de ninguna especie para los músicos, compositores, directores o cantantes de merengue.

Sencillamente, hemos sido abandonados a nuestra propia suerte, a pesar de que, con nuestro trabajo y afán diario, estamos levantando el alma y la alegría de los dominicanos.

De manera que, justo a tiempo llegó por parte esta organización internacional, este reconocimiento a nuestro ritmo insignia de la nación dominicana, el cual representa, para mí, una especie de homenaje tanto al merengue como los merengueros dominicanos. Y quiero aprovechar esta coyuntura reiterar el llamado de atención que hice hace un año tanto al Gobierno como al Ministerio de Cultura, la creación del Instituto Nacional del Merengue.

Este vendría a ser una institución donde, desde el Estado dominicano, se desarrollen acciones para apoyar a los merengueros y al propio ritmo, para ganar más espacios nacionales e internacionales; para apoyar socialmente a quienes se pasan la vida haciendo música y al final de sus días no tienen cómo vivir con dignidad; y para impulsar mejores producciones de merengue, entre muchas otras cosas.

El presidente Medina ha demostrado ser un hombre visionario, un preocupado por las artes y por el desarrollo del país y de los dominicanos. En ese orden de ideas, dicho que el turismo debe ser la locomotora del desarrollo. Y el turismo no tiene un aliado más efectivo que el merengue. Es por eso que se hace impostergable la creación tanto del Instituto Nacional del Merengue, como de políticas públicas que permitan seguir respirando a este género musical, hoy Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, que a veces agoniza por la falta de incentivos y recursos.
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.