Martes 19 de Junio de 2018
|
|
nacionales
|
La calle El Conde sigue viva.
Feb 22, 2016 | Fuente y/o Autor: Almomento.net
La calle El Conde sigue viva.
SANTO DOMINGO.- Los “marchantes” de la emblemática calle El Conde se han visto obligados a aprender idiomas para poder atender debidamente a los miles de turistas que frecuentemente visitan la Zona Colonial. Esa vía peatonal parece haberse convertido en un mosaico bizantino por sus múltiples coloridos, cobrando una mayor animación en los últimos tiempos, quizás por la apertura de nuevos restaurantes y otros negocios y por la creciente necesidad de esparcimiento en un sitio casi totalmente seguro, todavía bajo una remodelación que parece no tener fin.

Ese espacio, también conocido como La Zona, por encontrarse en la Zona Colonial, siempre ha servido como punto de encuentro de amigos y amigas, para fortalecer relaciones y hacer otras nuevas. Se logra además el re-encuentro con viejas amistades, entre las cuales de vez en cuando aparecen viejos revolucionarios, periodistas, escritores, empresarios, abogados, artistas plásticos, músicos, cantantes y hasta “locos”, estos últimos no porque hayan perdido la razón, sino por sus genialidades a la hora de teorizar sobre diversos temas, especialmente políticos.

El Conde, como ha sido tradicional, se exhiben pinturas al aire libre, las tiendas de regalos muestran sus mercancías en las mismas puertas de entrada; los turistas, cámaras al hombro, engalanan el ambiente con sus vestimentas de variados colores, chicas en pantaloncitos cortos, madres con bebés en sus carritos, jóvenes enamorados que caminan con las manos agarradas, músicos populares que transmiten alegría a través de sus rítmicas canciones y, en el parque del Almirante, miles de palomas que entretienen a los visitantes, nacionales o extranjeros, que les echan maíz adquirido en algún puesto de venta del mismo parque.

Son palomas mansas, blancas, turquesas, negras o de plumas moradas, que picotean el maiz incluso en las manos de niños y adultos que se los echan, momentos de ternura que queda plasmado en fotos de aquel momento encantador.

La paloma siempre ha sido identificada como el símbolo de la paz. La Biblia, texto sagrado, la menciona en repetidas ocasiones, lo que también sucede en numerosos poemas, canciones, novelas y cuentos.

La paloma ha sido asociada a acontecimientos políticos y religiosos, lo que en más de una ocasión ha despertado curiosidad y estimulado la imaginación popular.

En Cuba, en 1959, cuando Fidel Castro hizo su entrada en La Habana el primero de Enero, tras el triunfo de su revolución, una paloma blanca se posó sobre sus hombros y en ellos permaneció hasta que terminó su kilométrico discurso. Los periodistas teorizaron sobre el espectáculo, sobre el cual se hicieron variadas interpretaciones, entre ellas la de que la paz había llegado definitivamente a Cuba.

En la República Dominicana, el día del sepelio del líder José Francisco Peña Gómez, fallecido el 10 de mayo de 1998, una paloma blanca se posó sobre su féretro mientras era conducido por la multitud, en la avenida Leopoldo Navarro, suceso que levantó numerosos comentarios y que llamó la atención de fotógrafos y camarógrafos.

Una paloma blanca se posó sobre el féretro del obispo Bernardo de Balbuena, en plena Catedral de San Juan de Puerto Rico, el 10 de octubre de 1627, lo que también ocurrió en 1648 cuando se celebraban los funerales del obispo López de Haro.
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.