Lunes 18 de Junio de 2018
|
|
nacionales
|
Los comunicadores y artistas no han sido buenos gerenciando estaciones de radio.
Dec 11, 2015 | Fuente y/o Autor: Merengala
Los comunicadores y artistas no han sido buenos gerenciando estaciones de radio.
Sacando cuentas, varias son las figuras del medio que han llegado a convertirse en propietarios de canales de televisión y emisoras de radio.
Pero, casi todos los han negociado y vendido.
Se recuerda el caso de Magda Florencio y su canal especializado en sociales, que le vendió a Baninter por 15 millones de pesos.
Marino Guzmán, concesionario de sistemas de cable en pueblos del interior del país, que los vendió al “mejor postor”, por unos dólares más, como la película.
El fenecido Eddy Abikarán, también favorecido con una frecuencia de emisora en Nagua, y que vendió a la gente de Ferretería Americana, propietaria de Radio Tele América.
Héctor José Torres, La Fuerza, que vendió la F.M. de Radio Universal.
Juan TH quien también traspasó una estación de radio.
El empresario artístico Luis Medrano obtuvo una licencia que al final de cuentas no puso en operaciones.
De igual manera Sergio Vargas, con lo que sería Radio Villa, en Villa Altagracia.
Si buscamos más atrás, nos encontramos con el detalle de que en el proyecto original de Radio Popular estuvo Johnny Ventura junto a Rafael Corporán de los Santos, pero al final el primero le dejó al segundo el negocio de la radio.
Wilfrido Vargas fue propietario de Kiss 94.9, y se la dejó a Marino Vázquez.

El comunicador Periandro Delgado, la emisora Tentación, luego convertida en “La Dura", que fue vendida a Antonio Espaillat.
Chery Jiménez y Raphy Mercado operaban la frecuencia 90.5 que se convirtió en Estrella 90.
Juan Luis Guerra y Viva FM, cedida a Bienvenido Rodríguez, que la opera como Fidelity.
José Lluberes tenía “Melodías”, donde se inició Jochy Santos junto a Charlie Mariotti en el programa que luego se convirtió en Botando el Golpe.
Ni siquiera los empresarios disqueros como Nelson y Juan Estévez de J& Récords pudieron aguantar el “chucho” de la radio, con Rumba F.M. y en la capital y en Santiago.
La Rumba de Santiago se la vendieron al merenguero identificado como El Faraón, quien al cabo de un tiempo se la vendió a Juan Ramón Gómez Díaz.
Es curioso el detalle, pero la gente de la comunicación y del arte es la que menos se ha podido sustentar en la radio, a nivel gerencial, o como dueños de estaciones radiales.
Una paradoja…Tan cercanos y ligados al negocio, y sin embargo la mayoría han fracasado y han tenido que dejárselo a otros.
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.