Lunes 22 de Enero de 2018
|
|
internacionales
|
“Hacer un disco con Johnny Ventura es para mí como tocar el cielo con las manos”.
Oct 21, 2015 | Fuente y/o Autor: Diariolibre.com.do
“Hacer un disco con Johnny Ventura es para mí como tocar el cielo con las manos”.
SANTO DOMINGO. Johnny Ventura lo recibió en su residencia a petición de alguien. Y cuando escuchó su música, todo cambió. Tony Ávila es el que quizás dio el puntillazo final para que Johnny Ventura se presentara en Cuba. Gilberto Santa Rosa grabó de Tony Ávila “Necesito un bolero” y otros temas. Sin dudas es uno de los más importantes cantautores cubanos de la actualidad. Diario Libre conversó con él.

P. ¿Qué importancia tiene en su carrera Johnny Ventura?

R. Bueno, yo te puedo decir que en mi carrera es crucial, crucial, pero sobre todo es histórico. Lo he comentado con mi esposa, mis colegas, y mis músicos. Y se los dije en el concierto (en el teatro Karl Marx de La Habana donde Johnny Ventura lo invitó); hoy es un día histórico, es un día que es único, Johnny nunca había estado en Cuba, de pronto viene a Cuba, y suceden cosas que tienen que ver con nosotros, conmigo en lo personal, y eso marca evidentemente mi vida en todos sus sentidos.

P. ¿Lo escuchó en su infancia?

R. Yo conocí de niño la música de Johnny, de adolescente bailé con sus merengues, me los aprendí, los que se pegaron, y los que se pegaron menos; y me parecía un hombre enigmático.

Lo veía tan distante, justamente por ser Johnny Ventura, por ser la figura que es, por ser el artista que es, por aquella cosa que te sobrecoge, y es casi que hegemónica, de la popularidad que tenía, la fama, ese carisma, esa personalidad mística. Y había como un recorrido en mí hacia Johnny Ventura, como lo hubo hacia Silvio, hacia Pablo, hacia todas esas personalidades, esos músicos grandes con los que mi vida lidió, desde mi visión como público, porque, además, nunca tuve la idea de ser músico. Para mí, realmente, la música era afición, era “hobby”. Lo mío era el fútbol, que era malo en fútbol, pero era el fútbol lo que me gustaba. Un poco de artes marciales que practiqué, un poco de la vida, de mis estudios, de mi vida normal; pero la música era pa’ mí, algo para divertirme. Un día, quizás por necesidad, fue que crucé la frontera de algún que otro oficio a la música, y estoy aquí ahora, hablando contigo.

Creo que el que estemos haciendo un disco, sublima mucho más el hecho de compartir con Johnny, porque si encima de todo, después de yo verme a esa distancia, poder un día conocer a Johnny Ventura en persona, ¡pero, además, poder compartir la escena como hicimos anoche! Que haya nacido un disco que es lo que genera quizás una parte de todo lo que está pasando ahora en Cuba con Johnny Ventura, eso para mí es como tocar el cielo, es como vivir algo que no soñé, o que soñé, pero lo soñé de otro modo, qué se yo, no sé ni cómo decírtelo. No hay forma creo que en palabras de darle a esto una lógica que permita entender cómo es que funciona dentro de mí.

Creo que es algo, que si bien es Johnny la figura que es, inmensa, de pronto lo ves ahí, tan a la mano, que tú dices ¿cómo es posible que yo esté ahí con Johnny aquí? Y sí encima estamos haciendo un disco juntos -un disco donde, además, prevalecen canciones mías en este disco-, un disco que a él lo tiene contento, que me tiene contento a mí, y a todos los que estamos en él. La importancia de eso, creo que ya queda planteada de entrada por lo que significa para la música dominicana y cubana, un hecho como éste.

Hay otros autores también, otros amigos, están mis músicos metidos en este rollo, y en esta cosa tan linda que estamos haciendo en equipo. ¿Qué te puedo decir?

Es fundamental en mi carrera, marca mi carrera, no creo que sea, un antes y un después, creo que es irse a otra música, que no es la que uno cultiva, irse al merengue, del merengue volver al son, en el caso de los conciertos que estamos haciendo, y en el caso del disco Johnny Ventura cantando son, que grabe en la tierra del son, tanto son que hay en Cuba, tantos soneros que hay en Cuba, y músicos, y que me toque a mí ser parte co-protagónica de eso, marca, indiscutiblemente, y crea sobre todo un compromiso, yo tendría que ser el mismo que soy, porque no voy a cambiar, eso lo tengo ya como acuñado ahí, pero sí es un compromiso para con el público, para con mi carrera, para con mi trabajo, para con mis músicos, para con mi obra, de haber tocado de esta manera el cielo junto a Johnny Ventura, junto a Elaín también, y como te decía, junto a un montón de músicos amigos, que ni siquiera menciono porque creo que en su momento serán mencionados los que van a estar también involucrados en este disco, pero feliz, estoy muy feliz.

P. ¿La idea de este disco, de quién surgió, de Juan y Nelson, de ti, cómo fue?

R. La idea: había un interés, según ya me cuentan Juan y Nelson, había un interés de lanzar un nuevo disco de Johnny por parte de Juan y Nelson. Juan tenía una idea, y Nelson, según me cuenta él mismo, propone esta idea. Dijo, vamos a hacer un disco de son con Johnny, y vamos a hacerlo en Cuba.

Ellos habían ya dado conmigo a través de Edesio Alejandro, llaman a Edesio, ellos ya me habían escuchado por ahí, y le piden a Edesio la necesidad de localizarme. Edesio me localiza, contacto con ellos, y nace entonces un convenio editorial entre Juan y Nelson y yo; y en ese mismo contexto, Nelson me dice: cuando vengas a Dominicana, tráeteme algunos sones tuyos, que queremos hacer un disco con una leyenda de la música dominicana, y tus temas nos gustan mucho, nos gusta como tu escribes, y nos parece que puede ser esa como la base, el embrión de ese disco.

“Había como un recorrido en mí hacia Johnny Ventura, como lo hubo hacia Silvio, hacia Pablo, hacia todas esas personalidades, esos músicos grandes”.
Yo voy a Dominicana, llego guitarra en mano, y les canto algunas cosas ahí, bueno al final, me comentan para quien era el disco, junto a quien era el disco, y yo, la respuesta mía fue cantarle un fragmento de: Había una vez en mi pueblo un matrimonio, rubio como la mantequilla, y quiero dar mi fe y mi testimonio que lo que digo no es ninguna mentirilla; y eso se prende. E’pa, ¿cómo tú sabes eso?, bueno lo sé porque en Cuba eso sonó mucho, y yo estuve atento en este momento en lo que sonaba.

Por ahí comenzó ya, como la idea a cerrarse un poco más. Voy a casa de Jhonny un día, que me invitan Juan y Nelson, previa a consulta con Jhonny, y ahí nos conocimos, ahí nos recibió con esa amabilidad que tiene él en los genes, y se dio ese contacto que fue el ya digamos, el nacimiento verdadero de lo que es el disco.

A él le gustaron mucho las canciones, y sí comentó sobre las canciones, y hablamos de un montón de cosas, escuché su música, fragmento de su último disco, y pasamos la tarde juntos. Compartiendo, tomando tragos, hablando, él contándome historias de su vida, y yo aprendiendo. Otro momento, otro momento no, un momento que marcó definitivamente mi vida, de pronto yo me vi con mi guitarra cantándole a Jhonny Ventura canciones mías, y él escuchándome atentamente, así, sin que nada lo interrumpiera, concentrado en lo que estaba escuchando; y yo me decía por dentro de mí: tú sabes sin malas palabras porque estamos en una entrevista, pero e’fuerte, no, e’fuerte.

Y sobre todo mucho más fuerte porque yo me pongo a pensar en que mis padres que siempre fueron mi apoyo, no están vivos ahora como para vivir este momento de mi vida y de mi carrera, pero en algún lado andarán por ahí, pero no están vivos, y me hubiera gustado devuelta a mi casa contarle a ellos las cosas que me pasan, o llevarlos a lugares donde canto, y que pudieran vivir estas cosas lindas que han pasado, no. Pero así es como se da la idea, lo otro es que bueno, después Nelson y Juan proponen sea Edecio el productor del disco, se trabaja y se maneja la idea de que sea básicamente con mis músicos, y que en principio, Lino Lora que es un músico de mi disco, que es el director musical de mi banda como parte del armazón musical de este disco, y ya comenzó la cosa a fluir, a fluir a fluir, y cuando menos lo esperábamos ya estábamos metidos en el estudio grabando, y se ha dado una maravilla el disco.

Ya el disco va avanzadísimo, y no solamente avanzado, sino que va con buen paso, con buen camino y va bien orientada la brújula de hacia dónde va el disco, de lo que se quiere, en sonoridad, en tema, en temáticas, en prevención, porque no es un disco que se ha hecho para Cuba y para Dominicana, está pensado para que sea un disco del mundo, que la gente lo consuma donde quiera, con esa cosa básica que tiene, de la música cubana, pero es algo que no está puramente en el son cubano, sino más bien una mezcla, es una fusión con lo caribeño, con la salsa, es una fusión que está muy rica, y que Jhonny le aporta ese toque especial, con su voz, con el deje de él, con ese sello que tiene Jhonny Ventura, ese estilo propio, que viene del merengue, lo mete en el son. Incluso los temas, yo le comentaba a Edesio, le comentaba a Juan y a Nelson, él hala para un lado, que no es para el que hala el son, el hala un poco más a tiempo, porque viene del merengue que es bien marcado en el tiempo, pero está, pero por supuesto que muy bien, no estoy evaluando ni siquiera como está, sino que ese estilo suyo le da un sabor, entiende distinto a las cosas, lo pone en otra dimensión.

P. Una última pregunta, yo tuve la oportunidad de verte en vivo ahora, nunca te había visto, he oído pocas cosas tuyas, también, cinco o seis temas. Yo percibo en tu propuesta que hay huellas de Paquito, Pedro Luis Ferrer, del Guayabero, con el uso del sarcasmo; La Guaracha en sí es eso, La Guaracha es doble sentido, es sarcasmo, es humor. ¿Cómo tú evalúas esas influencias, esas presencias?

R. Esa es un área de migración, es un área de migración, que indiscutiblemente está marcada por estas influencias que he mencionado, no, y por muchas más también.

P. ¿Quiénes más?

R. Hay un poco de Los Van Van en mí, hay mucho de Oscar de León, de Rubén Blades, hay de Juan Luis Guerra, hay de Pablo, hay de Silvio, ¿ya mencionaba a Pedro Luis, no? Hay de Matamoros, creo que hay en general de mucha gente que ha cultivado en algún modo o rozado con este criterio de escribir canciones, que a veces lo hace desde La Guaracha, en su mayoría, otros lo han hecho de otras maneras, con canciones que no están metidas quizás ya, sino buscando en otros géneros, pero, con la misma intención de hacerte reír, con la ironía y con el sarcasmo.

Yo me considero un heredero, eso te da una gran responsabilidad también, porque si heredas como ese legado, y tienes un momento de tu vida, o de tu carrera que te pone como en la palestra pública, y la gente te identifica como eso, te está diciendo a la vez no nos abandones, no dejes que se caiga eso, “no sé qué”, es único, y será único.

Yo decía, soy un tipo que hace canciones que tienen que ver o con doble sentido, algunas son, estrictamente de doble sentido, pero en su mayoría son canciones que van buscando, temas más profundos, temáticas acuciosas para los cubanos, para el hombre, para la humanidad en sentido general, y que usan el humor como una manera de convocar a reflexión, con menos peso en la gente, ah, la vida es demasiada dura en sí, como para yo seguir machucando a la gente con temas que a la gente le machuca bastante, no.

Y cuando hablo del tema racial, del tema de la inmigración, del tema de las carencias, o lo difícil que es el día a día; o cuando hablo de lo que nos afecta, siempre esa dosis de humor, es como para aliviar el peso, dejar el dedo en la llaga puesto, pero que duela menos, y que a la vez sea profunda la manera en que la gente pueda debatir en una de mis canciones. Me interesa mucho más eso, que estar en la cuerda puramente guarachera, puramente sarcástica, puramente irónica, me interesa mucho más eso. Me nace naturalmente, y espontáneamente esto de la “choza”, esto de “qué pena me da con Juana”, que es un tema mío muy reciente, esto de “Hay Mariano”, esto de “Tronco viejo”, que está en el disco con Jhonny, son temas que ni siquiera son mayoría en mi obra, tienen un peso, es lo más difundido, es lo que más se conoce, bueno y yo he arado por ese camino, fue la puerta que se abrió para yo poder entrar en este mundo ya más a lo público, más a lo conocido. En eso es en lo que ando, y por ahí voy.
COMENTARIOS
CABINA
PUBLICIDAD
NOSOTROS

"Todo comenzó a partir del sueño de crear una emisora que apoyara y proyectara nuestro ritmo, el merengue, luego que regresé de un viaje al exterior donde hice de presentador de los Toros Band y visitamos [...]

Copyright © 2015 SABOR A MERENGUE All Right Reserved.